El grupo Enfermería NeNe reflexiona sobre la repercusión de la pandemia en el cuidado enfermero en las unidades neonatales.

Autoras del artículo: Maria Teresa Montes y Nuria Herranz-Rubia, en nombre del Grupo de Enfermería NeNe.

La actual pandemia por SARS-CoV-2 está siendo la emergencia sanitaria más importante que ha acontecido en el mundo desde hace más de 100 años.

Aunque las unidades neonatales no han estado en el epicentro de la actual crisis sanitaria, se han visto obligadas a adoptar planes de contingencia con el objetivo de proteger a los neonatos hospitalizados, a sus familias y a los profesionales.

Por ello, muchas unidades neonatales han modificado uno de los pilares fundamentales para promover un desarrollo neurológico adecuado como son los cuidados centrados en la familia.

Aunque el pico de la pandemia está cayendo en la mayoría de los países, la infección por SARS-CoV-2 no se ha erradicado y existe la preocupación de qué ocurrirá cuando aparezcan nuevos brotes.

Es momento entonces de reflexionar sobre qué estrategias son más adecuadas para preservar los derechos en la excelencia del cuidado de los recién nacidos y sus familias. Este artículo, desde una visión crítica de la enfermería neonatal, resalta los cambios que han tenido lugar en muchas unidades neonatales y su impacto en la atención neonatal y las familias.

Accede AQUÍ al artículo publicado en Journal of Neonatal Nursing (Julio 2020)

El feto inicia su vida y se desarrolla en el útero materno. Un medio líquido, oscuro, tibio e ingrávido, que proporciona contención, comodidad, y modula la estimulación que le llega junto con el soporte hormonal necesario para su normal desarrollo. Funciones básicas como la nutrición, la termorregulación y la modulación del ciclo sueño-vigilia se desarrollan a través de esta matriz, que conecta directamente con su madre Leer más…